Tener objetivos impulsa el crecimiento de la empresa

Escrito por: Carlos A. Mariscal (Director General de ADVICE)

La mayoría de los empresarios dueños únicos de su negocio se enfrentan a un grave problema, no tienen a quien rendirle cuentas. En contraste, los altos ejecutivos, incluso de las empresas más grandes del mundo, deben responderle a alguien. Aún los casos de dirección general responden al consejo de administración de su empresa.


Esta relación entre el consejo y el director general ayuda a este último a sentirse responsable no sólo de lograr sus objetivos sino también aquellos con los que se compromete. Haciendo más difícil que pueda eludir las actividades que no le agradan en perjuicio del cumplimiento de sus compromisos.


Cuando un empresario no tiene consejo, sólo se debe a si mismo el cumplimiento de sus objetivos. Cuando esto es así puede ser más relajado, por tratarse de si mismo, respecto a la obligación de cumplirlos. No tiene que darle cuentas a nadie, si no los cumple es sólo su sentimiento de responsabilidad él que lo afecta.


Imagínense el caso en el que no tiene consejo de administración y tampoco tiene objetivos claramente definidos. La productividad de las actividades es mínima pues se realizan sin un propósito en particular o este propósito cambia constantemente. Tampoco se enfocan las actividades prioritarias pues no se tiene un criterio definido para encontrarlas. Todas las actividades se manejan como si tuvieran la misma importancia, lo que diluye el efecto de nuestro esfuerzo y el beneficio que obtenemos. Incluso algunas actividades simplemente no se completan pues alguna emergencia puede distraer la atención de lo que se está realizando. Aún cuando esa emergencia sea menos importante que aquello que se estaba realizando.


Cuando un empresario tiene objetivos claramente definidos puede priorizar, enfocar y completar las actividades que sí lo impulsan a la consecución de sus objetivos y con el ello obtener el mayor beneficio en la empresa en el menor tiempo posible. Se reducen las distracciones e incluso las emergencias que merman el tiempo disponible del empresario para obtener resultados.


Los empresarios con objetivos siempre logran los mayores resultados posibles pues se concentrar en las actividades que realmente agregan valor a la empresa.

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo