Responsabilidad del empresario en esta crisis

Actualizado: jul 16

Escrito por: CEO. Carlos A. Mariscal Nava


Ante la contracción de la demanda de nuestros productos, la escasez de materia prima, las restricciones que nos permiten operar y la falta de liquidez financiera en nuestro entorno, el desempeño de las empresas se desploma. Inmediatamente nos preguntamos; ¿Qué debe hacer el empresario?, ¿Hasta dónde es responsable?, ¿Y de qué?

Lo primero es entender que de cada empresa dependen diferentes grupos de interés, los colaboradores, los clientes, el fisco (gobierno), los proveedores, los accionistas y la sociedad en general. La empresa genera valor para cada uno de ellos. Para los clientes, insumos; para los proveedores, demanda de sus productos; para los colaboradores, sueldo y oportunidades de crecimiento; para los accionistas, rendimiento y para la sociedad en general, riqueza económica y social.

La respuesta a la pregunta es sencilla pero compleja de implementar. El empresario es responsable de mantener la fuente de generación de riqueza viva por el bien de todos los interesados. La sustentabilidad de la empresa es importante para todos. El impacto del cierre de la empresa afecta significativamente a la sociedad en su conjunto. Pero como en todo, las medidas necesarias para adaptar la empresa a este entorno hostil son muchas veces dolorosas para la propia empresa y para algunos de los grupos de interés.

El empresario debe buscar, primero que nada, mantener la demanda de productos en el nivel más alto posible, aumentando la efectividad comercial y desarrollando nuevos mercados. Lo cual en un entorno de crisis generalizada es bastante complicado. También intentará reducir los gastos al mínimo de todas aquellas cosas que, aunque necesarias son prescindibles al menos en el corto plazo. Ambos esfuerzos persiguen dar a la empresa equilibrio en su flujo de efectivo.

No existe ninguna empresa grande o pequeña, global o local, técnica o comercial que pueda subsistir sin un equilibrio financiero. Es la responsabilidad de la dirección el lograr este equilibrio incluso a costa finalmente del ingreso de colaboradores, ya sea reduciendo el número de estos o el ingreso de cada uno. La responsabilidad del empresario es la subsistencia de la fuente de trabajo y riqueza para la sociedad. Las criticas serán siempre severas, como lo son cuando tenemos éxito. Sin embargo, ser empresario es ser líder y saber tomar las decisiones que otros no toman por temor a equivocarse o ser criticados.

27 vistas