• ADVICE

Principios de la Estrategia del Océano Azul.

Actualizado: jul 16

Escrito por: CEO. Carlos A. Mariscal Nava

La estrategia del océano azul ha sido formulada por W. Chan Kim. La idea es dejar a un lado la competencia destructiva entre las empresas si se quiere ser un ganador en el futuro, ampliando los horizontes del mercado y generando valor a través de la innovación.


Los océanos azules, se caracterizan por la creación de mercados en áreas que no están explotadas en la actualidad, y generan oportunidades de crecimiento rentable y sostenido a largo plazo.


Para que una empresa logre crear su océano azul debe dejar de tratar de predecir las tendencias de la industria, más bien, se debe enfocar en la formulación de una estrategia que logre ampliar sus propios horizontes y por ende los del mercado.

Principios para desarrollar una estrategia de océano azul:


Crear nuevos espacios de consumo:


Los océanos azules están definidos por un espacio en el mercado que aun no ha sido explorado, con esta oportunidad de ser innovadores se logra una mayor ganancia. Los océanos azules son el resultado de que las empresas tradicionales rompen con sus límites y van más allá de sus propios objetivos- En el océano azul su prioridad no es competir con otras empresas, les resulta irrelevante, ya que las reglas del juego aun no ha sido puestas.

Es necesario ir más allá de la competencia y crear nuevos océanos azules.


Centrarse en la idea global, no en los números.


En la mayoría de las empresas, la planeación estratégica se basa en cómo competir en los mercados actuales (los océanos rojos): cómo incrementar la cuota de mercado, cómo reducir continuamente los costos, etcétera.  En la elaboración de cualquier plan estratégico, los directores pasan gran parte de su tiempo haciendo análisis en lugar de mirar al exterior y pensar en cómo alejarse cada vez más de la competencia. Además esos planes rara vez tratan de auténtica estrategia, sino que son meros movimientos tácticos que individualmente quizá tengan sentido, pero que tomados en conjunto no muestran una dirección clara ni innovadora. Esto nos conduce a la formulación del segundo principio para la elaboración de una autentica estrategia de océanos azules: hay que concentrarse de manera global, no en los números.


Ir más allá de la demanda existente.

Las empresas deberían corregir dos prácticas estratégicas convencionales para maximizar el tamaño del mercado. La que consiste en centrarse únicamente en resolver las necesidades de los clientes actuales y la que conduce a una segmentación excesiva de los mercados. Lo realmente importante es dirigir la mirada a quienes no son aún clientes de la empresa y conocer cuáles son sus necesidades. A pesar de que el universo de no-clientes normalmente ofrece grandes oportunidades para instituir océanos azules, son escasas las empresas que se preocupan por conocer sus características con el fin de tratar de atraerlos y convertirlos en clientes.


Asegurar la viabilidad comercial del océano azul.

Finalmente debemos asegurar que la estrategia sea viable para la compañía, así entonces, disminuir el riesgo que trae consigo la implementación de la estrategia.

El primer elemento para validar la estrategia es que el océano azul necesita que se le presente al cliente algo excepcional en el producto o servicio. Otro aspecto dentro de la viabilidad es el precio, que deberá atraer a los clientes y, además necesitará retenerlos, crear fidelidad en el cliente.


También la estructura de costos debe revisarse para asegurar la rentabilidad al precio determinado por el mercado.Como último punto debemos revisar las barreras que existen para transformar nuestra propuesta de valor.

7 vistas