¿Por qué ser distinto es fundamental en cualquier empresa?

Escrito por: Carlos A. Mariscal Nava (Director General de ADVICE)

Michael Porter dice: “Si todo lo que intentas hacer es esencialmente lo mismo que tus rivales, entonces es poco probable que tengas mucho éxito”.


En México casi cualquier negocio puede ser exitoso si está adecuadamente administrado.

Aún existe mucha demanda insatisfecha y nichos de mercado no atendidos. Cuando viajamos a países desarrollado, como nuestro vecino del norte, una de las primeras cosas que notamos es la enorme diversidad de opciones de casi cualquier cosa. Existen suficientes competidores que crean ofertas distintas para que el consumidor reciba exactamente lo que le gusta por extravagante que sea.


Esto es así porque no hay mejor negocio que ser diferente a los demás y ser la mejor opción para un grupo de clientes. En todos los negocios es probable que haya competidores que enfocan el grueso del mercado, el centro. Ahí encontramos mucha oferta “parecida” en franca guerra de precios, pero para los clientes que buscan algo un poco distinto la oferta es escasa.


Es importante ser distinto porque es buen negocio. Debemos encontrar ese grupo de clientes que valoren significativamente nuestras diferencias. Ser diferente sin embargo no es solo cuestión de estilo. Es necesario que la diferencia sea clara, valiosa para los interesados y consistente. Construir una diferencia valiosa se logra enfocando recursos, atención, ideas. Siendo pro-activo para lograr ser el mejor en nuestra oferta y para nuestros clientes.


Esto queda muy claro cuando comparamos las ofertas de Elektra y del Palacio en las ventas al menudeo. Ambos se posicionan como la mejor opción en muebles para casa, línea blanca, tv, salas, comedores, etcétera. Sin embargo, no pueden ser más distintos. Uno no aspira a quitarle clientes al otro y por eso cada uno puede ser muy rentable.


Sus diferencias están fundamentadas en procesos, recursos, tecnología y personal totalmente distinto que suman sus características en ambos casos a favor de su diferente modelo de negocio. Ser diferentes no es producto de la casualidad, es un enfoque diferente a un grupo muy distinto de clientes dentro del gran universo de consumidores.


Si la oferta de tu empresa es valida para todos, probablemente no sea la mejor para ningún grupo en particular. Ten cuidado, no sea que un competidor diferente te quite importantes pedazos de mercado.

32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo