Planeación en tiempos de crisis

Escrito por: Carlos A. Mariscal (Director General de ADVICE)

Si hablamos de planeación lo primero que pensamos es que en estos momentos apenas podemos pensar en lo que haremos esta semana y no hay manera de predecir cual será nuestra realidad en unos meses. Es por eso importante reconocer que planear nos ayuda a ver más allá de los problemas cotidianos, es levantar la cabeza y no solo ver nuestros pies sino más allá en el horizonte hacia donde nos queremos dirigir.

La planeación nos ayuda a tener una visión de lo que queremos llegar a ser o el lugar en el queremos estar y también nos ayuda a tener una visión más integral de todos los temas en los que debemos trabajar. En una crisis actuamos en base a emergencias, reaccionamos prácticamente todo el tiempo, difícilmente aquellos asuntos que no estén colapsando llaman nuestra atención, lo cual los hace vulnerables.

Planear en una crisis nos enfrenta con decisiones que posiblemente no queremos aún tomar. ¿Seguirá siendo nuestro negocio convencional vigente? ¿Son nuestros recursos y la infraestructura que tenemos adecuada para impulsarnos en la nueva realidad? Planear no significa adivinar en realidad significa decidir que dejamos atrás y que rumbo seguiremos en el futuro.

Planear es decidir que elementos de nuestro producto cambiará para siempre. También especificar nuestro enfoque de mercado, los canales comerciales que utilizaremos y los procesos que se ajustan a nuestro nuevo modelo de negocio. Mantener nuestro negocio como existía antes de la crisis es obstinarnos en un camino que conduce al fracaso o en el mejor de los casos renunciar las oportunidades que se abren en nuestro entorno.

El entorno ha cambiado, eso podemos ver y validar por nosotros mismos y por eso debemos planear. Mañana quizás haya nuevos cambios que deberemos reconocer, entonces mañana tendremos que volver a planear y redefinirnos. Planear no es adivinar, es decidir.

19 vistas